sábado, 21 de abril de 2018

Cuando la potencia de cálculo se medía en "Kilo Girl"


Al principio de los tiempos (modernos), las computadoras eran humanas y más concretamente mujeres. Una de las primeras computadoras humanas fue Nicole-Reine Lepaute, la esposa del relojero real de Francia que también era matemática y astrónoma. En la década de 1750, Lepaute junto a Jérôme Lalande y Alexis Clairault (primer ejemplo de computación humana organizada), utilizaron cálculos trigonométricos para predecir el regreso del Cometa de Halley. El grupo fue capaz, usando triangulaciones y la punta de una pluma, de precisar el regreso del cometa al 13 de abril de 1758, se equivocaron por un mes.

Nicole-Reine Lepaute  FUENTE


Sin embargo, el primer equipo completo de computadoras haciendo cálculos en una red organizada fue ensamblado a principios de la década de 1790 por Gaspard de Prony. Estas computadoras humanas tenían una asignación típica de Francia después de la revolución: producir tablas logarítmicas y trigonométricas que ayudarían a Francia en su trabajo de trigonometría de decimalización. (La democratización de la medición para una nueva república). En esa época era un trabajo ideal para las mujeres. Cobraban menos.

A mediados del siglo XX, el padre Roberto Busa , un sacerdote jesuita italiano, se asoció con IBM para indexar las vastas escrituras de Tomás de Aquino a través de una colección de tarjetas perforadas codificadas. El Index Thomisticus fue quizás el primer esfuerzo a gran escala en el campo de las humanidades digitales. El padre Busa eligió mujeres para esta tarea, "porque eran más cuidadosas que los hombres".

Una mujer trabajando en las escrituras de Tomás de Aquino  FUENTE


La guerra trajo más mujeres al campo, como lo hizo en otras industrias tecnológicas. Mientras los hombres luchaban las mujeres asumían roles de computadoras humanas . Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, los científicos e industriales de los EE. UU. medían el poder de la computación no en megahercios o teraflops , sino en "kilochicas".

En la década de 1960, cuando se desarrolló la tecnología informática, las mujeres que dieron el nombre a la "computadora" fueron reemplazadas por máquinas.

Vía: The Atlantic

domingo, 8 de abril de 2018

Friné: La mujer que se salvó de la muerte desnudándose.


¿Sabías que las personas a las que consideramos atractivas tienen menos probabilidades de ser condenadas por un crimen que las feas? A esto se le llama "El Efecto Halo". Tal vez el mejor ejemplo histórico de esto es el de Friné, la mujer que evitó una sentencia de muerte, porque tenía un cuerpo precioso.

Friné era el apodo de una famosa prostituta griega, célebre por su proverbial belleza, nacida en Tespias (Beocia). De origen humilde, fue la amante y modelo predilecta de Praxíteles, quien se inspiró en ella para la creación de varias estatuas de Afrodita. Su principal fuente de ingresos era el dinero que los pintores le pagaban por estar desnuda y todo eso, no tardó en provocar la ira de los cortesanos griegos, quienes la acusaron de "impiedad". Dicho delito consistía en no respetar los ritos que se debían realizar por los dioses.

Afrodita de Cnido de Praxíteles. La modelo fue Friné.  FUENTE 


En la Antigua Grecia estaban prohibidos los abogados por el temor de que la persona hábil en el arte de la oratoria pudiera seducir a los jueces. Los hombres tenían que defenderse a sí mismos. Cuando las mujeres eran las acusadas, podían requerir el servicio de un “orador”. Friné eligió a Hipérides un brillante orador, amante y amigo de Friné.

El tribunal estaba compuesto por ciudadanos elegidos por sorteo y las partes debían defenderse a sí mismas, de acuerdo con la Ley de Solón. El espacio en el que se celebraban los juicios era el Areópago, que era considerado un lugar sagrado. A pesar de que Hipérides se lo preparó a fondo y de que fue una de las mejores intervenciones de su vida, no consiguió convencer al jurado con su conmovedor discurso, que le había escrito Anaxímenes de Lámpsaco.

Por ello se vio obligado a utilizar un plan b. Para demostrar su inocencia, recurrió a una inteligente argucia. Justo en el momento en que los jueces iban a dictar el veredicto, mandó a Friné a desprenderse de sus vestidos y mientras mostraba su desnudez, Hipérides, preguntaba a los jueces: "¿Como puede ser impía una mujer que tiene formas de diosa?" "Piedad para la belleza!" Tras semejante prueba, los miembros del tribunal la absolvieron por unanimidad.

Praxíteles desnuda a Friné en el Aerópago de Jean Léon Gérome 1861  FUENTE

Se dice que Friné ganó tanto dinero como prostituta, que finalmente se hizo lo suficientemente rica como para pagar personalmente la reconstrucción de las murallas de Tebas. Pedía a cambio una inscripción en las mismas que pusiera: Alejandro Magno las destruyó y yo, la cortesana Friné, las reconstruyó.


Fuentes: Factfiend, Confilegal, Anécdotas de la Historia

miércoles, 21 de marzo de 2018

Aunque seas científica, si eres mujer y negra no sales en la foto


"Figuras ocultas" es una película de Theodore Melfi que cuenta la historia de tres brillantes mujeres científicas afroamericanas que trabajaron en la NASA a comienzos de los años sesentas y no fueron reconocidas porque eran mujeres negras.




Un ejemplo literal de "figura oculta" se encontró en una fotografía tomada en la Conferencia Internacional de Biología de las Ballenas de 1971. La fotografía identificaba a cada persona de la imagen por su nombre y título, a excepción de una, cuyo rostro estaba parcialmente oscurecido. Ella era también la única mujer, y la única persona negra, de la foto.

FUENTE


Candace Jean Andersen encontró la fotografía y se preguntó: ¿qQuién era la mujer y por qué no fue identificada? Ella recurrió a las redes sociales, y las pistas comenzaron a llegar. Un par de hombres que asistieron a la conferencia dijeron que ella era Sheila Minor. Ellos creían que era "personal de apoyo". El equipo de archivo de Smithsonian desenterró un recibo del hotel con los miembros de la conferencia. Entre ellos estaba Sheila M. Jones (que era el nombre de Minor en ese momento).

FUENTE

Minor no estaba allí como asistente administrativo; ella era una técnica de investigación biológica con una licenciatura en biología. Este fue su primer trabajo para el Gobierno Federal, para el que trabajó durante 35 años. Minor obtuvo una maestría en ciencias ambientales en la Universidad George Mason, y colaboró ​​con lescuelas K-12 para mejorar la educación científica. Participó en un estudio sobre los mamíferos de las Islas Marianas del Norte , y presentó sus hallazgos en la Reunión de la Sociedad Estadounidense de Mamiferos en 1975.

La omisión de Minor de la fotografía es parte de una historia más amplia de mujeres científicas que no han sido reconocidas a lo largo de la historia.

Vía: Smithsonian


viernes, 9 de marzo de 2018

Cuando la novela se consideraba un peligro para la moralidad


En el siglo XVIII muchas voces prominentes estaban preocupadas por la amenaza que representaban las personas que leían demasiado. Una enfermedad peligrosa parecía afligir a los jóvenes, algunos la diagnosticaron como adicción a la lectura. En toda Europa circularon informes sobre el exceso de lectura, lo que se describió como una epidemia. Los comportamientos asociados con este "contagio" acarreaban una moralidad disoluta y promiscua. Incluso los suicidios estuvieron asociados con esta nueva locura por la lectura.

El aumento de la lectura en el siglo XVIII se debió en gran medida a la creciente popularidad de un nuevo género literario:la novela. Novelas como Pamela o la virtud recompensada, de Samuel Richardson , (1740) y Julia o la nueva Eloisa, de Rousseau  (1761), se convirtieron en sensaciones literarias que se apoderaron de la imaginación de los lectores europeos. Las mentes pensantes de la época deliberaron que la exposición desenfrenada a la ficción llevaba a los lectores a perder el contacto con la realidad e identificarse con los personajes de la novela hasta el punto de adoptar su comportamiento.

FUENTE


Pero es la publicación de "Las penas del joven Werther" de Goethe (1774) la que dispara las elucubraciones de los rectores de la moralidad.  La novela se convirtió en un evento mediático casi instantáneo. Es la primera sensación literaria documentada de la Europa moderna. La novela fue traducida al francés en (1775), inglés (1779), italiano (1781) y ruso (1788) y fue republicada varias veces en diferentes ediciones. Hubo más de 20 ediciones pirateadas. Una generación de jóvenes adoptó a Werther como su héroe. Los seguidores de Werther copiaron la moda del héroe trágico. Grupos de jóvenes adoptaron el uso de pantalones amarillos en combinación con un frac azul y botas altas imitando a Werther.


Werther  FUENTE


La "Werther Fever" también se reflejó a través de la comercialización masiva de dibujos, grabados y objetos cotidianos decorados con escenas de la novela. El atractivo de Werther duró hasta principios de 1800. Décadas después de su publicación, Napoleón declaró su admiración por la novela y afirmó que la había leído siete veces.

La reacción a la novela perturbó a las autoridades de toda Europa. Muchos vieron una legitimizacion del suicidio en la manera con la que Goethe describió el de Werther. Condenaron la novela como un peligro para el público. En 1775, la facultad de teología de la Universidad de Leipzig solicitó su prohibición por la promoción del suicidio. El ayuntamiento de Leipzig prohibió la novela y el uso del traje de Werther. Esta prohibición duró hasta 1825. La novela también fue prohibida en Italia y Dinamarca. El obispo de Milán, compró todas las copias disponibles de la novela para proteger a los lectores de Milán de su influencia. La escritora Madame de Staël (1766-1817), dijo que Werther 'había causado más suicidios. que la mujer más hermosa del mundo'.

Goethe  FUENTE

La asociación de la novela con la desorganización del orden moral representó un temprano ejemplo del pánico en los medios. Los efectos formidables, sensacionales y a menudo improbables atribuidos a las consecuencias de la lectura en el siglo XVIII, se repitieron más tarde en el cine, la televisión o Internet. En ese sentido, la fiebre de Werther anticipó los pánicos del futuro.


Vía: History Today

miércoles, 7 de marzo de 2018

Como la gripe "española" ayudó a avanzar en los derechos de las mujeres


Si bien los desastres son por definición devastadores, a veces pueden conducir a cambios positivos. Hace cien años, una poderosa cepa de gripe barrió el mundo, infectando a un tercio de la población mundial. Las secuelas de este desastre también condujeron a cambios sociales inesperados, que abrieron nuevas oportunidades para las mujeres.

El virus afectó mayoritariamente a hombres jóvenes, lo que en combinación con la Primera Guerra Mundial, creó una escasez de mano de obra. Esta brecha permitió a las mujeres desempeñar un papel nuevo e indispensable en la fuerza de trabajo.

Conocida como la gripe española, causó más de 50 millones de muertos. Para poner esto en perspectiva, la Primera Guerra Mundial, que concluyó justo cuando la gripe estaba en su peor momento en noviembre de 1918, mató a alrededor de 17 millones de personas.


FUENTE


La guerra proporcionó condiciones casi perfectas para la propagación del virus de la gripe. Hombres que pasaban meses en lugares cerrados con miles de compañeros. Esta proximidad, combinada con el estrés de la guerra y la malnutrición que a veces la acompañaba, creó sistemas inmunes debilitados en los soldados y permitió que el virus se extendiera como un reguero de pólvora.

Las epidemias tienden a matar a más hombres que mujeres. A lo largo de la historia, las mujeres tienen mayores tasas de supervivencia. La razón exacta por la cual los hombres tienden a ser más vulnerables, todavía no ha sido explicada.

La gravedad de la epidemia en los Estados Unidos causó un grave prejuicio en la economía. En Nueva Inglaterra, las entregas de carbón se vieron tan afectadas que las personas, incapaces de mantener sus hogares calientes, murieron congelados en pleno invierno.

FUENTE


La escasez de trabajadores abrió el acceso al mercado laboral para las mujeres, y en un número sin precedentes salieron del hogar. En 1920 las mujeres representaban el 21% por ciento del mercado laboral norteamericano. Si bien este impulso de género a menudo se atribuye a la Primera Guerra Mundial, la mayor presencia de mujeres en la fuerza de trabajo habría sido mucho menos pronunciada sin la gripe de 1918.

Las mujeres comenzaron a trabajar en sitios que eran ocupados exclusivamente por hombres. Incluso en trabajos donde tenían prohibida su presencia. A medida que las mujeres cumplían con los roles típicamente masculinos en el lugar de trabajo, también comenzaron a exigir el mismo salario, cosa que todavía está por llegar.

Mujeres en huelga 1920  FUENTE


Las mujeres trabajadoras consiguieron la independencia social y financiera. Con la guerra terminada y una mayor participación femenina en la fuerza de trabajo, los políticos no podían ignorar el papel fundamental que las mujeres desempeñaban en la sociedad y comenzaron a conseguir el derecho al voto.

La pandemia de influenza de 1918 fue devastadora. Pero la masiva tragedia humana tuvo un lado positivo: ayudó a elevar el peso de laas mujeres en la sociedad.


Vía: Smithsonian

miércoles, 21 de febrero de 2018

El insecto que pintó de rojo Europa


Aunque el escarlata es el color del pecado en el Antiguo Testamento, la élite del mundo antiguo tenía sed de rojo, un símbolo de riqueza y estatus. Gastaban sumas fantásticas en busca de matices cada vez más vibrantes, hasta que Hernán Cortés y los conquistadores descubrieron un pigmento en los grandes mercados de Tenochtitlan. Se obtenía aplastando cochinillas. El misterioso tinte se convirtió en una de las principales exportaciones del Nuevo Mundo hacia Europa.

Cochinillas y su pigmento  FUENTE


En la Europa medieval, los gremios de tintoreros custodiaban sus secretos para fijar colores a la lana, la seda y el algodón. Usaban raíces y resinas para crear amarillos, verdes y azules. El caracol murex fue aplastado para crear una tela imperial de color púrpura que valía más que el oro. Pero el rojo permanecía esquivo.

El proceso para hacer el rojo por los tintoreros turcos, llevaba meses, e implicaba una mezcla pestilente de estiércol de vaca, aceite de oliva rancio y sangre de bueyes. Durante muchos años, fue el rojo más común en Europa, donde el proceso 'Turquía roja' usaba la raíz de la planta rubia y los elementos antes indicados. Los tintoreros europeos trataron desesperadamente de reproducir este rojo, pero no tuvieron éxito. Las élites usaban St John's Blood y el rojo armenio.

Los pueblos mesoamericanos en el sur de México habían comenzado a usar el chinche de la cochinilla mucho antes de la llegada de los conquistadores. Los indígenas de Puebla, Tlaxcala y Oaxaca tenían sistemas de cría para las chinches de las cochinillas, obteniendo los rasgos ideales y el pigmento se utilizaba para crear pinturas para códices y murales, teñir telas y plumas e incluso como medicina.

Cuando los conquistadores llegaron a Tenochtitlan, la capital del imperio azteca, el color rojo estaba en todas partes. Los pueblos periféricos pagaban a los gobernantes aztecas en kilos de cochinilla y rollos de tela roja. Carlos I de España, tras recibir los informes de Hernán Cortés vio en la cochinilla una oportunidad para apuntalar las arcas de la corona.

Hernán Cortés y Moctezuma  FUENTE

En 1523, el pigmento de la cochinilla llegó a España. Los españoles obligaron a los indios a producir todo lo que fuese posible. El tinte de la chinche de la cochinilla era diez veces más potente que el St John's Blood. Además producía 30 veces más colorante por gramo que el rojo armenio.

Cuando los tintoreros europeos comenzaron a experimentar con el pigmento, quedaron encantados con su potencial. Era el rojo más brillante y saturado que jamás habían visto. A mediados del siglo XVI ya se usaba en toda Europa, y en la década de 1570 se había convertido en uno de los comercios más rentables de Europa.

La obra sin fecha de López de Arteaga, "La incredulidad de Santo Tomás", palidece en comparación con la versión de Caravaggio de la misma obra, donde la consternación y el asombro de Santo Tomás son palpables en la piel de su frente arrugada. Pero la bata roja que usó Cristo en la pintura de López de Arteaga, sobresale del lienzo. Ambos artistas emplearon la cochinilla, cuya introducción ayudó a establecer el contraste dramático que caracterizó el estilo barroco.


López de Arteaga  FUENTE WIKIMEDIA 


Caravaggio  FUENTE


El retrato de Isabella Brandt (1610) de Rubens muestra la versatilidad de la pintura hecha con cochinilla. La pared de detrás de Isabella está representada en un rojo intenso y resplandeciente, del que emerge en un leve aura de luz. La Biblia en su mano también fue representada con exquisitos detalles de rojo cochinilla.


Rubens  FUENTE


Hasta mediados del siglo XIX la cochinilla no fue reemplazada por alternativas sintéticas como el colorante rojo. Aunque obras de Paul Gauguin, Auguste Renoir y Vincent van Gogh han sido analizadas y tienen tinte rojo de cochinilla.


The Bedroom  Van Gogh  FUENTE


Hoy en día el colorante rojo de la cochinilla se produce en masa como colorante industrial de alimentos.


Vía: BBC

lunes, 12 de febrero de 2018

Las dos nobles que fueron a duelo por unos arreglos florares y lucharon con los pechos al aire


Cuando pensamos en los duelos, es posible que imaginemos a dos hombres elegantemente vestidos empuñando pistolas o espadas, luchando por su honor. Pero este duelo del que hablaremos es particular, no sólo no eran hombres, eran dos mujeres y luchaban con las tetas al aire.

Fue un duelo entre dos mujeres en 1892, las contendientes eran la princesa Paulina de Metternich y la condesa Anastasia Kielmannsegg. La rivalidad entre la princesa y la condesa era muy conocida en la época. Las páginas de sociedad de la Viena de la época hablaba de ella.

Princesa Pauline  FUENTE


En el verano de 1892, la princesa Pauline era Presidenta Honoraria de una exposición musical y teatral que se celebraba en Viena,  y la condesa Kielmannsegg era la Presidenta del Comité de la Exposición. Las dos se enfrentaron por los arreglos florales de la misma. Intercambiaron palabras gruesas y las dos mujeres acordaron resolver sus diferencias en un duelo.

Las mujeres generalmente tenían hombres que luchaban en su nombre en los duelos. Sin embargo, en Europa a finales del siglo XIX, hubo un movimiento de emancipación para que las mujeres luchasen por sí mismas. Gisèle d'Estoc (quien se supuestamente se batió en duelo con la actriz Emma Rouer, e inspiró la litografía de Emile Bayard “Une Affaire de Honor”, dijo que una mujer que emplea un "campeón" masculino estaba cometiendo un “acto de inferioridad”.


Une affaire D' honneur  FUENTE


El duelo Metternich-Kielmannsegg era por lo tanto un “duelo emancipado,” porque todas las partes involucradas eran mujeres. Las acompañantes de las duelistas eran la princesa Schwarzenberg y la condesa Kinsky, y también una mujer presidió el duelo: La Baronesa Lubinska, una polaca que estaba licenciada en Medicina.

La baronesa Lubinska tuvo la idea de que luchasen con los pechos al descubierto. El duelo no era a muerte, pero Lubinska señaló que si un trozo de ropa estuviese sucio podría infectar una posible herida. Era más seguro, que los estoques tocasen la piel desnuda. Así que solicitó a las combatientes que se desnudasen hasta la cintura y ordenó a los sirvientes en la distancia que apartasen la mirada.

FUENTE

Las combatientes lucharon en Vaduz, era agosto de 1892. El duelo era con espadas a primera sangre. La princesa Pauline fue la vencedora en la tercera ronda, cuando hirió el brazo de la condesa. Una vez terminado el duelo, las acompañantes instaron a las contendientes a abrazarse y besarse. Pero no sabemos si al final se convirtieron en amigas.

Vía: Io9

Archivo del blog