lunes, 7 de agosto de 2017

¿Qué es mejor morir de sed o beber agua de mar?


Imagina que estás a la deriva en un trozo de madera en el medio del océano. Tienes la boca seca, estás totalmente rodeado de agua de mar. Entonces no puedes soportar más la sed y empiezas a beber agua de mar.

Nuestros riñones son los filtros que separan el material de desecho en la sangre y este residuo se almacena en forma de orina en la vejiga, listo para ser expulsado del cuerpo. Un riñón no puede hacer que la orina tenga una concentración de sales de más de 2%. El agua de mar se compone de aproximadamente el 3% de sal, por lo que si la bebemos para saciar nuestra sed los riñones tienen que usar el agua existente en nuestro cuerpo con el fin de diluir el exceso de sal, que a su vez nos hace sentir aún más sed.

El cuerpo tiende a orinar más para eliminar el exceso de sal, pero en lugar de la eliminación, al beber agua de mar, la orina tiene menos sal que lo que bebemos. El cuerpo tendría que expulsar más líquido que la cantidad absorbida, por lo tanto el efecto de beber agua de mar es, paradójicamente, la deshidratación.

En 1952 Alain Bombard hizo un experimento médico en el que deliberadamente fue a la deriva y sin provisiones a través del Atlántico. En diferentes viajes el primero en compañía y otros posteriores en solitario, (uno de ellos de 65 días), estuvo sin beber agua y alimentándose de lo que el mar le ofrecía.

Alain Bombard  FUENTE

Demostró que si usted se encuentra en alta mar y han pasado unos días desde la última vez que llovió, puedes beber pequeñas dosis de agua de mar. Sólo una cucharada de agua de mar a intervalos de 20 minutos, bebidas muy lentamente y dejando que la saliva en la boca redujera la solución salina del agua que se bebía.

Sin embargo, no podemos estar seguros del experimento del Dr. Bombard pues hay quién dijo que si llevaba provisiones. Por lo tanto lo mejor es no vernos a la deriva en medio de ningún océano.

Fuente Paradise docastaway

Archivo del blog